Síguenos

6372492

Tu revista canina


cabecera5Aniversarioweb

 

  suscripcion2

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

¡NO TE LA PIERDAS!

Un pitbull contra el bullying 

Bulling1

Lu fue rescatado a punto de quemarse en un contenedor de basura en Canarias, tras ser utilizado como sparring en peleas de perros, con numerosas heridas y con la pérdida de un ojo, recaló en Cataluña y comienzó una nueva vida. Ahora se dedicará a acompañar a un grupo de personas que trabajan contra el acoso escolar en los colegios e institutos del área metropolitana de Barcelona. A este programa se acaba de unir otro ppp, Denver, que tras ser rescatado de una perrera muestra muy buenas actitudes para colaborar con Conectadogs en sus programas, también como ejemplo de superación.

por Miguel PELE

Tras su adopción, Lu ahora lleva una vida tranquila junto a su educador, Albert Palau, pero anteriormente vivía en Canarias, donde fue rescatado de un contenedor en llamas cuando apenas tenía un año. Según cuenta Laura Oliva a LADRIDOS, responsable del área de psicología de Conectadogs, “fue rescatado por una chica que lo llevó a urgencias. Aparte de las quemaduras, comprobaron que tenía numerosas cicatrices por todo el cuerpo e incluso le habían partido la mandíbula varias veces para que no pudiese morder, signo inevitable de ser usado como sparring en combates, en los que sufrió heridas que le obligaron a quitarle un ojo”.
Sorprendentemente Lu no llegó muy reacio ni reactivo con los perros, sí algo miedoso con las personas, por lo que su rehabilitación no fue complicada. Es un perro que se mantuvo “muy cuerdo para toda la historia que tenía”. Fue sacarlo del contexto donde vivía y meterlo en un contexto normalizado y él mismo fue cogiendo un comportamiento más estable y equilibrado. “Nos contaron que antes de llegar a su nuevo hogar, este perro era el que mediaba en los conflictos entre perras de una forma muy sana”.
El proyecto pitbullying no es un programa de terapia es “una intervención socio-educativa, en un contexto social y escolar. No estamos en el mundo médico de la salud”, aclara Laura. Para preparar a Lu se comenzó por comandos muy básicos, sobre todo de estados de calma, “porque nuestro modelo de intervención va de las dinámicas de relación que se generan”. Su función fundamentalmente es de testimonio, “nos ayuda por su presencia y por su historia, no solo el pasado, sino su historia actual. Sirve para poder poner un ejemplo real de la violencia y sus consecuencias y de la superación de las situaciones de victimización. Lo que más nos ayuda de Lu es su carácter. Es superafable, supertranquilo, juguetón, cariñoso... Nos ayuda, sobre todo, su testimonio y su presencia, porque transmite mucha paz”.
El proyecto pitbullying surge de una forma un poco espontánea. Viendo el problema nacional e incluso internacional del bullying a raíz de la llegada de Lu, un cruce de pitbull y presa canario que era usado como sparring en peleas en Canarias, conociendo su historia y lo que había pasado, empezaron a relacionar los temas de peleas clandestinas de perros y los temas de bullying. “Conceptualmente se pueden abstraer conceptos de ambos medios y de ahí surgió la idea de hacer un programa preventivo uniendo estos dos mundos y, sobre todo, presentándolo desde el mundo animal que siempre presenta menos resistencia en los chicos que si entras directamente con el tema del acoso. Y así surge pirbullying”, matiza Laura Oliva.
Por su situación geográfica, en Cervelló, en media hora de coche están en cualquier punto importante de Cataluña. Tienen un proyecto a inicio del curso en un colegio de Barcelona, porque “la idea a todo el mundo le resulta muy atractiva, pero el hecho de que sea un perro ppp el que participa, también genera mucho rechazo o mucho miedo, genera reticencias. Estamos trabajando mucho por salvar estas reticencias, pero no queremos quitar al ppp porque pierde la esencia del programa, aparte de que otra de las líneas de actuación que están dentro de pitbullying es que queremos hacer un trabajo de desestigmatización de estos perros”.
El problema que tienen estos ppp es el estigma. Es el que sufren otros colectivos, ya sea bullying o cualquier otra violencia. “El problema es trabajar el estigma a todos los niveles y trabajar mucho la conciencia de grupo, entendida como la corresponsabilidad que tenemos como parte del grupo, en cualquier caso de violencia que conocemos, la vecina que sufre maltrato, el niño que sufre acoso, los negros que sufren racismo o los perros ppp”. Porque las investigaciones han demostrado que lo mejor es intervenir en el grupo que no hace nada, no directamente sobre el agresor.
“Lu también ha participado en otras actividades asistidas que hemos hecho, incluso con niños pequeños. Además, se acaba de incorporar otro ppp, Denver, una mezcla american stanford, que viene de protectora. Ahora está en fase de entrenamiento pues apenas lleva unas semanas con ellos. Llegó un poco histérico y estresado, pero a día de hoy hemos visto que es un perro muy bueno para terapia. Ahora estamos con la obediencia básica, pero aprende muy rápido y todo lo que tiene de brutote con los adultos para darles un beso o un saludo, lo tiene de cuidadoso con los niños, es de una delicadeza especial” .

https://www.conectadogs.com/terapias-asistidas-con-perros/

 

Pin It