Tu revista canina

cabecera5Aniversarioweb

 

 

 

 

 

Cumplimos 5 años

Toda la información del mundo del perro a golpe de clic

Síguenos

4644725

El trabajo en estado puro

Gordillo

José Gordillo,  uno de los mejores criadores,  inició estas páginas en marzo de 2017 denunciando la cría incontrolada.

Criadores, profesionales, adiestradores, protectoras, perreras, particulares… claman por poner freno a las camadas incontroladas.

Síguenos

Es una mañana cualquiera, y en Bormujos, a pocos kilómetros de Sevilla, en una finca inmensa en medio del campo, resuenan ladridos de perros como gritos de felicidad entre sus guías. Es el centro canino VillaVereda de  José Gordillo, uno de los criadores de pastor alemán más prestigioso de nuestro país. Habla con pasión de sus perros, critica con dureza a quién no sabe respetar el ritmo natural del can y clama por que se controlen de una vez las camadas entre particulares. En sus más de 30 años dedicados al mundo del perro, José Gordillo se ha alzado campeón en numerosas ocasiones tanto en competiciones de belleza como de trabajo. Su finca no es un criadero más, es un prestigioso centro canino multifuncional donde además de adiestramiento, residencia y criadero acaban de inaugurar una completa sala de conferencias que acogerá en 2017 diferentes cursos de formación. LEER MÁS

 

 

 

El ladrido del explosivo

Blas

 

El policía Blas Palma nos enseñó cómo trabajan los perros que detectan explosivos.
Todo comienza con un aviso: la adrenalina se dispara, el corazón del guía sube a mil en centésimas de segundo, corre al chenil en busca de su compañero canino; éste ladra, se excita, siente en su interior que toca empezar a trabajar, el peligro bulle por la sangre de los dos. Lo primero, intentar reducir el estrés, la vida les va en ello. Detrás, años de trabajo y una compenetración que sólo ellos entienden en la soledad, en el mejor de los casos, frente a un explosivo que hay que encontrar antes de saltar por los aires. En el peor, ante una imagen dantesca envuelta en sirenas, gritos, cuerpos destrozados, chatarra retorcida, llamaradas de fuego o humo penetrante. LEER MÁS

 

portadaWeb

.

Pin It